Medicamentos

Estés medicamentos son una forma terapéutica que modifica la respuesta inmune dirigida a células específicas ” macrófagos ” que contribuyen para la respuesta inmunológica.

Un enfoque clínico – farmacológico, diferente de la perspectiva alopática convencional, hace que estés productos sean adecuados para las condiciones en que las personas están inmunocomprometidas o inmunocompetentes, una vez que sus formulaciones y componentes homeopáticos se encuentran altamente diluidos, no producen efectos secundarios que puedan afectar a los pacientes que los utilizan..

La medicación Canova® se adapta al concepto de la medicina homeopática, porque su técnica de producción se basa en los principios dictados por Hannemman, creador de la Homeopatía. Pero estas formulaciones presentan una diferencia a la mayoría de los medicamentos homeopáticos, por ser el medicamento “Canova” una fórmula homeopática de varios componentes que ayudan a promover un efecto global más amplio, lo cual fue confirmado en la práctica clínica y con base en la investigación científica.

Hay varias condiciones médicas en que el sistema inmunológico se ve afectado como enfermedades parasitarias crónicas, enfermedades infecciosas e inflamatorias y neoplásicas. En estas situaciones clínicas es común que el cuerpo aumente la producción de una sustancia conocida como Factor de Necrosis Tumoral (TNF) que en exceso, produce un efecto tóxico sobre el organismo, provocando una dramática situación clínica y de conclusión, muchas veces fatal, llamado caquexia. Una de las acciones más eficaces y potentes de Canova® es modular con precisión la producción de esta sustancia, también conocida como TNF-alfa.

Los medicamentos generalmente se administran por vía oral, inhalada, ampollas bebibles, gel, crema y loción. Al no tener ningún tipo de toxicidad es un fármaco seguro por cualquier vía que se utiliza para introducirlo en el organismo.

Los medicamentos homeopáticos Canova®, para su adquisición, requiere de receta médica, porque las indicaciones clínicas para la dosis de esta droga son específicas para cada paciente y requieren el seguimiento continuo del profesional con la evaluación de datos clínicos, de laboratorio y de imagen indicados para cada caso.

Cómo utilizar

Al igual que todo remedio homeopático, el Canova® actúa como un catalizador que ayuda a los mecanismos innatos de curación del organismo. Para una utilización adecuada y exitosa, el frasco debe ser enérgica y uniformemente agitado (un proceso llamado sucusión). La sucusión consiste en sacudir el frasco por lo menos 15 veces, golpeando la palma de la mano.

Porcentaje de macrófagos activados después de diferentes tiempos de dinamización (sucusión) del medicamento Canova (p<0.05) en comparación con el grupo de control.

Como Canova ® opera en el Sistema Inmune

El macrófago es una célula que está presente en todos los tejidos del cuerpo y tiene importantes funciones en el sistema inmunológico. La ingestión de partículas extrañas y su procesamiento llevan a la activación del sistema inmune mediante la presentación de antígenos a los linfocitos, de la secreción de sustancias que regulan el sistema inmune y de la producción de sustancias capaces de destruir otras células y organismos (ABBAS; LICHTMAN; POBER, 2000).

Ontogenéticamente, los macrófagos se originan de células precursoras del saco vitelinico, migrando para el hígado, el bazo y médula ósea antes y después del nacimiento. En los adultos, los macrófagos se originan en una célula pluripotente mieloide, presente en la médula ósea. El pro-monocitos da origen a los monocitos, que abandonan la médula ósea y aumentan la circulación sanguínea. Los monocitos permanecen en la circulación durante unos 1-3 días, que migran a diversos tejidos donde se diferencian y forman una población residente de macrófagos, con una vida que van desde 2 a 4 meses (NELSON et al., 1990; NEVEU, 1996).

Macrófagos residentes en el tejido conjuntivo fueron previamente llamados macrófagos fijos y los que se desarrollaron con resultado de un estímulo exógeno y emigraban a sitios particulares, fueran denominados macrófagos libres. Estos nombres han sido sustituidos por macrófagos residentes y macrófagos activados, respectivamente, (GARTNER; HIATT, 1997).

Macrófagos activados son un poco más grandes que el no activados, debido principalmente, al aumento de volumen citoplasmático (STITES; TERR, 1992).

Ellos tienen su actividad metabólica, movilidad y actividad fagocítica rápidamente aumentada siendo mucho más eficaces en destruir bacterias y otros patógenos (ERWIG et al., 1998).

La variabilidad de estímulos que pueden activar los macrófagos es muy grande: el contacto directo con los microorganismos o partículas inertes, con LPS bacteriano, productos de los propios tejidos dañados, con componentes de las proteínas del sistema complemento o de la coagulación sanguínea. La activación también puede ser inducida por ciertas citocinas que pueden ser secretadas por linfocitos que se encuentran alrededor (STITES, Terr, 1992). Estos estímulos hacen con que modifique algunas de sus propiedades, como el crecimiento, diferenciación, activación, migración, endocitosis y secreción (GORDON et al., 1988).

Trastornos en el sistema inmunológico pueden ser la causa de muchas enfermedades, desde enfermedades auto inmunes, hasta síndromes de inmuno supresión. Además a eso, la responsividad del sistema inmune determina de manera decisiva el pronóstico del paciente y una respuesta inmune inadecuada o insuficiente pueden significar la pérdida de la lucha del organismo contra la enfermedad. Pensar de esta manera es que los médicos cada vez más y los investigadores han estado interesados en los fármacos y tratamientos que actúan como moduladores de la respuesta inmune, con el fin de “regular” el cuerpo para responder adecuadamente a cualquier estímulo agresor, sin causar efectos secundarios a ella.

La mayoría de tratamientos médicos es eficaz en el control de las enfermedades, pero a menudo producen efectos secundarios no deseados. La homeopatía es un método de tratamiento que pretende mejorar los mecanismos de curación del propio organismo y de manera general no presenta toxicidad, haciendo que esta especialidad médica sea cada vez más utilizada. Sin embargo, la homeopatía todavía carece de estudios científicos acerca de sus mecanismos de acción. El Canova® es un medicamento homeopático que se ha utilizado con éxito para tratar a muchos pacientes que requieren que se estimule su sistema inmunológico. El medicamento Canova® se prescribe en combinación con la medicina alopática usual, recomendada a sus enfermedades. Los pacientes muestran una mejoría en los síntomas y sobre todo la calidad de sus vidas. Además, el Canova® parece mitigar los efectos secundarios de los medicamentos, cuando se utilizan conjuntamente.

En muchas ocasiones en que la homeopatía puede ser la terapia principal para ayudar a la curación, pero en muchas otras situaciones puede ser una cadena adicional en la terapia convencional.

Macrófagos tratados con Canova® muestran alteraciones fisiológicas y morfológicas de activación, con núcleo grande, mucha eucromatina, más difusión, citoplasma vesicular y muchas proyecciones.

Macrófagos Alveolares Humanos

Sistema Inmune

En años recientes, la inmunología, que es la ciencia que estudia la defensa del cuerpo, ha sido más estudiada y conocida contribuyendo significativamente a dilucidar el mecanismo de diversas enfermedades y por lo tanto la manera de tratarlas.

La biología molecular que analiza el modo en que las moléculas funcionan y la genética que es ahora el esclarecimiento de la cartografía del genoma humano cómo funciona cada gen, también ha avanzado rápidamente en condiciones de dar a conocer una enfermedad hasta entonces desconocida. Cualquier enfermedad provoca reacciones en el organismo de su sistema de defensa (inmunología). Este sistema, por lo tanto, está vinculado a la resistencia de la persona, actuando de forma más adecuada cuando hay equilibrio y salud.

Todas las virosis, enfermedades bacterianas, fúngicas y inflamatorias despiertan en el organismo de la persona la reacción de su sistema inmunológico. Esto se hace principalmente por los linfocitos que son células inflamatorias y que llevan mensajes a todo el organismo. Estos mensajes son responsables por todo el proceso de inflamación que indica que nuestro cuerpo se está defendiendo. Es por ese motivo que ocurre el enrojecimiento, calor, hinchazón y fiebre. También es por eso que en enfermedades internas los exámenes son alterados mostrando signos de infección y/o inflamación.

Es imposible sobrevivir sin el sistema inmune, pero, paradójicamente es el responsable por la mayoría de los signos y síntomas de la enfermedad. En los procesos alérgicos, por ejemplo, una persona rechaza una sustancia en particular y el sistema inmunitario provoca la urticaria, picazón, descamación, etc.

En esta nueva era de la medicina, podemos contar con los fármacos inmunomoduladores que actúan en la cadena del sistema inmunológico. Siendo así no van actuar correctamente contra el virus o bacterias, sino ayudar al organismo en una defensa más adecuada, evitando los efectos secundarios que se producen debido a la inflamación e infección.

El inmunomodulador hará tornar la respuesta por los linfocitos más eficiente, contribuyendo con la formación de mayor cantidad de citocinas que son los principales agentes de la defensa. Con una mejor defensa, el organismo puede eliminar el virus sin la ayuda de potentes fármacos antivirales que a menudo tienen efectos secundarios indeseables.

El inmunomodulador ayuda en la defensa del organismo, que a través de su acción específica sobre el sistema inmunitario se recupera la capacidad de las células, pudendo eliminar el tumor. La acción de estas sustancias siempre está en el sistema inmunológico, a veces en los linfocitos, a veces en las citocinas equilibrando y fortaleciendo las defensas naturales del organismo.

Es interesante destacar que el desarrollo de estos fármacos sólo fue posible porque la tecnología actual ha provocado un mayor conocimiento y sensibilización a la zona en cuestión, descifrando todos los pasos utilizados en la respuesta inmune a varios tipos de enfermedades.

También serán eficaces para el tratamiento de todas las inmunodeficiencias genéticas o no, y enfermedades auto inmunes como el vitíligo y lupus eritematoso sistémico y otros. Así que estamos caminando en el 3° milenio para el uso de fármacos inteligentes que serán cada vez menos agresores y más eficaces en la curación de la enfermedad, en la medida que recuperan las defensas naturales del organismo humano.

Sistema Inmune

Los macrófagos tienen un papel central en la respuesta inicial a la infección antes de la inmunidad mediada por las células T y B. Los macrófagos actúan como células procesadoras y presentadoras de antígenos y, por último, cuando las células T responden al antígeno y liberan linfocinas, actuando sobre los macrófagos causando su activación.

Sistema Inmune

Los macrófagos y sus productos anteriormente mencionados, son importantes en la fase de inducción, inflamación, reorganización y reparación de los tejidos y también realizan funciones efectoras.Segundo informaciones contenidas en el libro “Inmunología” de Roitt.

La enfermedad es un facto de la vida que, por desgracia, todos estamos sujetos. Cuando ocurre la enfermedad sea de naturaleza grave o no, queremos básicamente lo mismo: un rápido y suave tratamiento, que cure y alivie el sufrimiento. El sistema inmune, un conjunto de mecanismos de defensa y la curación de nuestro cuerpo, es muy competente y controlado. Sin embargo, muchas enfermedades pueden ser el resultado de los trastornos del sistema inmunológico, donde la acción de esto determina de una manera decisiva para el pronóstico del paciente y una respuesta inmune inadecuada o insuficiente puede significar la pérdida de la lucha contra la enfermedad.

En estos casos podemos animar el Sistema Inmunológico para que cumpla su función.

El sistema inmunológico está compuesto de numerosos tipos de células y una gran variedad de moléculas que se propagan a través del cuerpo (SEADI, 1998). Las células que constituyen el sistema inmune se originan en la médula ósea, donde muchos de ellos también maduran. A partir de la médula, las células migran, circulando en el sistema circulatorio sanguíneo y sistema linfático.

La respuesta colectiva y coordinada a la introducción de sustancias extrañas es denominada respuesta inmune (ABBAS, LICHTMAN, POBER, 2000. Existen varios tipos de respuesta inmune. En un sentido más amplio, la respuesta inmune se divide en dos categorías: respuesta innata y específica o adaptativa (inmunidad adquirida) (ROITT; BROSTOFF, MALE, 1999). Estas respuestas son un conjunto integrado de estructuras, células y elementos de la sangre que permiten al organismo a reconocer y responder a posibles agentes potencialmente agresores del medio ambiente (antígenos) (SEADI, 1998).

La inmunidad natural es aquella presente en el nacimiento. Es el mecanismo de defensa que tenemos antes de nos exponer a cualquier sustancia extraña (SEADI, 1998). Esta es la principal línea de defensa contra los organismos invasores. Sus características son las que él tiene por toda su vida, que no tienen la especificidad ni la memoria. Protege principalmente contra bacterias, hongos y virus. Sus componentes son barreras mecánicas, productos secretados, incluyendo un grupo de leucocitos llamados fagócitos y otro grupo de células llamadas Natural Killer (WOOD; AUSTYN, 1993). La inmunidad adquirida no está presente al nacer, sino que se adquiere como parte del desarrollo. Es un componente de un sistema integrado de defensa del huésped, en la cual muchas células y moléculas funcionan de una manera cooperativa. El sistema inmune específico conserva gran parte de sus mecanismos de inmunidad natural necesarios para eliminar los invasores extraños, con la adición de dos propiedades importantes: la especificidad y la memoria. La respuesta inmune específica amplía los mecanismos de la inmunidad natural y mejora su función, en particular con la exposición repetida al mismo antígeno extraño (ABBAS, LICHTMAN, POBER, 2000).

Recomendaciones

Mantenga los medicamentos lejos del sol, el calor (no guardar en la guantera del automóvil), olores fuertes, equipos electrónicos, etc.

No guarde los medicamentos en el refrigerador.

No se cepille los dientes o enjuagar la boca con enjuague bucal al menos 15 minutos antes y después del uso de la medicación.

Componentes

Sugerencias

La gestión de estilo de vida y el estrés es un complemento necesario para cualquier intervención terapéutica, y los pacientes deben ser alentados a la práctica de estos principios.

Fomentar la actividad física siempre que sea posible, especialmente caminar al aire libre.

Estimular las actividades de trabajo, o las que exijan responsabilidad.

Promover actividades de ocio que distraen a las tensiones de la vida cotidiana.

Recomendar, siempre que posible, una dieta rica en proteínas (pescado o de soja).

Evite los alimentos fritos y grasas, cigarrillos y bebidas alcohólicas.

IMPORTANTE!

NO SE DEBE SUSPENDER EL MEDICAMENTO SIN RAZONES MÉDICAS.

Los medicamentos homeopáticos Canova® son producidos con estrictos estándares de calidad y seguridad, y deben ser utilizados como cualquier otro medicamento, conforme a las directrices y seguimiento médico.

Formas de Presentación